Cómo mantenerme motivado

como no ser víctima

En muchas ocasiones te habrás preguntado ¿Cómo mantenerme motivado? ¿Qué hago para continuar y no abandonar? La mayoría de nosotros lo hemos hecho, y la verdad se requiere de tener los pensamientos que generen la energía y el compromiso para seguir haciéndolo.

  1. Rodéate de gente positiva, soñadora y hacedora. La gente positiva y soñadora te contagia con su entusiasmo y a la vez anima en los momentos de dificultad. Al lograr ellos cumplir sus metas te ayudan a creer que tú también puedes hacerlo.
  1. Recuérdate constantemente el premio. Para mantener la motivación es importante tener siempre presente la recompensa que obtendremos debido al esfuerzo hecho. Entre más nos enfoquemos en pensar en la recompensa, menos pensaremos en las dificultades.
  1. Premia a tu cerebro cuando logres algo, este intentará lograr más cosas para ser premiado. Tomar un descanso o comprarte algo que te guste o desees después de haber logrado algo es una buena manera de entrenar al cerebro a comprometerse a lograr más metas.
  1. Selecciona el tipo de motivación que mejor te funcione, para esto existen diferentes de tipos de motivación y aunque algunos producen estrés, todos en alguna medida nos producen la energía para seguir adelante. Algunos de estos tipos son:
    • Motivación negativa
      Esta está basada en emociones o asociaciones negativas. Ejemplo: “Porque me trataron mal, ahora yo tendré éxito y poder para poder cobrar venganza”
    • Motivación Positiva
      Esta está basada en pensamientos o intenciones positivas o de promesa. Ejemplo: “Voy a lograr el éxito para mostrarle a mis hijos que si se puede y ellos también logren sus metas”
    • Motivación por temor
      Este tipo de motivación surge por no querer perder o fallar. Ejemplo: “Si no voy a trabajar me despedirán” “Si no gano dinero mi esposa me dejará”
    • Motivación por Visión
      En este tipo de motivación hay un gran deseo de lograr algo grande o valioso. Ejemplo: “Puedo imaginar cuando logre obtener mi título profesional” o “Puedo imaginar cuando tenga para ayudar a los necesitados”
    • Motivación Intrínseca
      Desde la convicción y el deseo profundo. Esta surge cuando hemos encontrado el propósito de nuestra vida y este es tan relevante que nada ni nadie nos puede hacer abandonar el trabajo para su cumplimiento.
    • Motivación Extrínseca
      Esta llega por medio de las palabras de otros o de leer, escuchar historias motivacionales que nos mueven a la acción.

Es preferible utilizar la estrategia de motivación que genere una emoción positiva y no estresante, sin embargo cualquiera de estas te puede ayudar a mantenerte motivado y llevarte al cumplimiento de tus metas.

“La motivación que te lleva a la acción, producirá tu bendición”

Ben Sánchez

VER EL VIDEO EN YOUTUBE