Todos hemos pasado por la experiencia de haber sido tomados a ventaja y /o nos hemos sentido usados o abusados. Ya sea este tu caso o simplemente deseas fortalecer tus habilidades de liderazgo, este artículo te ayudará a lograr un mejor control de ti mismo y de la situación. También te ayudará a ser percibido como una persona con mayor personalidad, por lo tanto con mayor credibilidad, respeto, seriedad y por lo tanto conductas más oportunidades en la vida.

Iniciaré por mencionarte 3 cosas que hemos de aprender y después lo veremos en más detalle:

  1. Es importante comprender los juegos de poder que la gente juega y aprenda a manejarlos apropiadamente.
  2. Es importante desarrollar empatía cognitiva.
  3. Es importante perder la mayor parte o la totalidad de la empatía afectiva.

 

Te lo explico con más detalle:

  1. La mayoría de la gente dice la mayoría de las frases no por sentirlas sino por obtener poder.
  • Intentan definirte.
  • Intenta dar a entender que ellos tienen el control de ti y decide por ti.
  • Intenta dar a entender que son fuertes y que eres débil.

 

En realidad, se trata de un tipo de proyección, un juego de poder para darse la impresión de que tienen el control de ti. La impresión se acumula lentamente hasta que se convierte en realidad. No lo permitas.

Esto no lo hacen solo personas con trastornos de la personalidad. La diferencia es que aquellos con trastornos de personalidad no hacen nada más que juegos de poder. Esto lo hacen todos aquellos (maquiavélicos) que desean avanzar o llegar más allá sin importarles la manipulación, ya sea ésta consciente o sub-consciente.

 

  1. Considera a los demás en tu proceso de pensamiento (Empatía cognitiva).

Como mínimo, considera que no piensan como tú o tal vez no saben lo que tú sabes. Ellos entienden a su manera, ya que han tenido vivencias diferentes, trasfondos distintos e interpretaciones muy personales.

Date cuenta de que los demás pueden cometer errores. Cuando no son tan inteligentes, pueden hacer pensamientos completamente falsos.

 

  1. La empatía afectiva puede ser en gran medida inútil, destructiva y contraproducente.

La Empatía afectiva nos pone en gran riesgo de autolesionarnos, ya al relacionarnos solamente en el nivel afectivo corremos el riesgo de ser lastimados o percibidos como débiles de carácter o faltos de seriedad y formalidad.

El ser netamente afectivo es mal percibido (aunque no se diga) debido a que una persona netamente emocional es considerada muy emocional e inestable.

Esta empatía afectiva es el talón de Aquiles que explotan los sociópatas. Con esto digo que las personas manipuladoras (al verte muy afectivo) intentarán tomarte ventaja, ya que se sentirán superiores.

 

En resumidas cuentas:

Para desarrollar una personalidad fuerte, entiende, no solo lo que la gente dice, sino porqué lo dice, cuáles son sus intenciones y al hablar, formula tus frases con intención definida.

Utiliza la Empatía Cognitiva o sea siempre ofrece el beneficio de la duda e intenta justificar el comportamiento de los demás desde la razón.

Y, por último, utiliza la Empatía Afectiva a plena consciencia sin permitir que sea una debilidad, sino como fortaleza.

Todos hemos pasado por la experiencia de haber sido tomados a ventaja y /o nos hemos sentido usados o abusados. Ya sea este tu caso o simplemente deseas fortalecer tus habilidades de liderazgo, este artículo te ayudará a lograr un mejor control de ti mismo y de la situación. También te ayudará a ser percibido como una persona con mayor personalidad, por lo tanto con mayor credibilidad, respeto, seriedad y por lo tanto conductas más oportunidades en la vida. Iniciaré por mencionarte 3 cosas que hemos de aprender y después lo veremos en más detalle:
  1. Es importante comprender los juegos de poder que la gente juega y aprenda a manejarlos apropiadamente.
  2. Es importante desarrollar empatía cognitiva.
  3. Es importante perder la mayor parte o la totalidad de la empatía afectiva.
  Te lo explico con más detalle:
  1. La mayoría de la gente dice la mayoría de las frases no por sentirlas sino por obtener poder.
  • Intentan definirte.
  • Intenta dar a entender que ellos tienen el control de ti y decide por ti.
  • Intenta dar a entender que son fuertes y que eres débil.
  En realidad, se trata de un tipo de proyección, un juego de poder para darse la impresión de que tienen el control de ti. La impresión se acumula lentamente hasta que se convierte en realidad. No lo permitas. Esto no lo hacen solo personas con trastornos de la personalidad. La diferencia es que aquellos con trastornos de personalidad no hacen nada más que juegos de poder. Esto lo hacen todos aquellos (maquiavélicos) que desean avanzar o llegar más allá sin importarles la manipulación, ya sea ésta consciente o sub-consciente.  
  1. Considera a los demás en tu proceso de pensamiento (Empatía cognitiva).
Como mínimo, considera que no piensan como tú o tal vez no saben lo que tú sabes. Ellos entienden a su manera, ya que han tenido vivencias diferentes, trasfondos distintos e interpretaciones muy personales. Date cuenta de que los demás pueden cometer errores. Cuando no son tan inteligentes, pueden hacer pensamientos completamente falsos.  
  1. La empatía afectiva puede ser en gran medida inútil, destructiva y contraproducente.
La Empatía afectiva nos pone en gran riesgo de autolesionarnos, ya al relacionarnos solamente en el nivel afectivo corremos el riesgo de ser lastimados o percibidos como débiles de carácter o faltos de seriedad y formalidad. El ser netamente afectivo es mal percibido (aunque no se diga) debido a que una persona netamente emocional es considerada muy emocional e inestable. Esta empatía afectiva es el talón de Aquiles que explotan los sociópatas. Con esto digo que las personas manipuladoras (al verte muy afectivo) intentarán tomarte ventaja, ya que se sentirán superiores.   En resumidas cuentas: Para desarrollar una personalidad fuerte, entiende, no solo lo que la gente dice, sino porqué lo dice, cuáles son sus intenciones y al hablar, formula tus frases con intención definida. Utiliza la Empatía Cognitiva o sea siempre ofrece el beneficio de la duda e intenta justificar el comportamiento de los demás desde la razón. Y, por último, utiliza la Empatía Afectiva a plena consciencia sin permitir que sea una debilidad, sino como fortaleza.