Tipos de conflictos y como resolverlos

desanimar

"Nosotros podemos minimizar el potencial de los conflictos cuando desarrollamos la capacidad de verlos llegar"

Conflictos según sus propiedades

Existen diferentes tipos de conflictos. Los conflictos pueden ser intrapersonales, intragrupales, intranacionales, interindividuales, intergrupales e internacionales. Además, pueden dividirse según sus propiedades en:

Conflicto verídico

Es un tipo de conflicto que existe objetivamente. Es percibido exactamente por las partes que intervienen en él; no depende de alguna característica fácilmente modificable del ambiente, y tampoco es fácil de resolver sin un juez imparcial.

¿Cómo resolverlo? Precisamente puede requerir la intervención de alguien externo al conflicto, de un juez imparcial y objetivo.

Ejemplo: Dos personas desean el mismo puesto de trabajo y se sienten con los mismos derechos. Este no se puede partir, no se puede distribuir por suertes, asó que tendrá que llegar alguien con mayor autoridad y tomar la decisión por ellos.

Conflicto contingente

Son conflictos que dependen de circunstancias relativamente fáciles de cambiar, aunque esto no sea reconocido por las partes. 

Así, a la hora de resolverlos, conviene cambiar las circunstancias que los rodean.

Ejemplo: Dos niños desean comer la misma pieza de pan y para resolverlo se puede partir la pieza de pan en dos mitades y repartirlo, también se puede decidir por suertes o decirles que uno lo comerá hoy y el otro tendrá su turno mañana. 

Conflicto desplazado

Otro de los tipos de conflictos es el conflicto desplazado. En este caso, las partes en conflicto utilizan erróneamente los argumentos, verbalizando un tipo de conflicto (manifiesto) que en realidad es un desplazamiento del conflicto real (subyacente).

A la hora de resolverlo, será imprescindible averiguar cuál es el conflicto real (subyacente) y abordar el problema de raíz.

Ejemplo: Una pareja que se está conflictuando diariamente or razones que parecen no venir al caso. Podemos entender que la verdadera razón de los conflictos no es la que parece sino que hay ya presente algún resentimiento o asunto no perdonado que sigue generando tensión y promoviendo los conflictos.

Conflicto mal atribuido

Es aquel que realmente no enfrenta a las partes; así, en este tipo de conflicto, en realidad, existe una tercera instancia que es la responsable de que acontezca esta situación. Para resolverlo, conviene conocer esta tercera instancia y descubrir si realmente existe conflicto.

Ejemplo: Una tercera persona que está interesada en separar a las personas envueltas en una relación.

Conflicto latente

En contraposición a un conflicto manifiesto, en este caso hablamos del conflicto que debería ocurrir abiertamente pero que, sin embargo, no sucede así. 

Para resolverlo será importante sacarlo a la luz.

Ejemplo: Todos los descontentos que no se hablan pero se expresan con actitudes o ataques pasivos.

Conflicto falso

Otro de los tipos de conflictos es el falso conflicto. Son conflictos que se dan sin una base objetiva, que son generados por malas interpretaciones, incomprensiones, malentendidos… 

Conviene evaluar qué sucede exactamente y si se trata o no de un conflicto, a fin de “resolverlo”.

Ejemplo: Todos aquellos que son el resultado de la falta de comunicación o mala comunicación. 

Entender los conflictos y detectar su naturaleza nos ayudará a prevenirlos o resolverlos de manera práctica y objetiva.

"Nosotros podemos minimizar el potencial de los conflictos cuando desarrollamos la capacidad de verlos llegar"

VER EL VIDEO EN YOUTUBE