¿Qué pasa cuando vivimos en incertidumbre?

incertidumbre

“La incertidumbre es donde suceden las cosas. Es el lugar donde las oportunidades — para el éxito, para la felicidad, para vivir realmente — están esperando.” ~ Martha Nussbaum

La falta de certeza acerca de lo que va a suceder es incertidumbre... ya sea económica, política o social, está asociada a lo desconocido y esto nos provoca inseguridad, estrés, ansiedad e incluso temor. No todos reaccionamos igual ante los cambios y la incertidumbre.

La incertidumbre está relacionada con esa necesidad que tenemos de saber qué va a pasar a continuación, de forma que nos podamos anticipar, lo podamos controlar y no nos tome desprevenidos. 

La incertidumbre puede llegar a ser

una motivación humana y un factor que moviliza. 

Aunque varía dependiendo del grado y del ámbito en el que aparezca, para algunas personas la incertidumbre es insoportable. Es aquí donde adquiere su carácter motivador. La persona que la “sufre” tiene que actuar para reducirla, al menos hasta que se encuentre en unos niveles aceptables.

Desencadenantes de la incertidumbre

* Una fuente de incertidumbre es la contradicción entre las expectativas y las señales que nos facilita la realidad. Imaginemos que hemos hecho la entrevista de la que hablábamos antes y nos ha salido muy bien, así que nos vamos de allí pensando que el puesto es nuestro. Sin embargo, pasan los días y no nos llaman, un indicador habitual de que el puesto no va a ser del entrevistado.Así, si juntamos la seguridad con la que salimos y la señal contradictoria, lo habitual es que esta sensación de incertidumbre vaya creciendo.

* Otra fuente de incertidumbre nace de contraponer la conducta a los valores. Cuando realizamos conductas con las que no estamos de acuerdo nuestra incertidumbre aumenta produciendo una Disonancia Cognitiva.

Esperar no es uno de nuestros fuertes.

Por ello la necesidad de cierre nos resulta tan imperiosa. La posibilidad de la existencia de diferentes resultados puede mermar nuestra paciencia. Saber si hemos sido contratados o no por una empresa, como saber si alguien que nos gusta nos responderá que “sí” a una cita.

Todo ello juega con la probabilidad de los eventos. De la misma forma que podemos salir beneficiados de una situación, podemos salir “perjudicados”. Aunque en este caso el concepto perjudicado sería sinónimo de no haber visto satisfechas nuestras expectativas.

LA SOLUCION A LA INCERTIDUMBRE:

Una manera de tratar con ella es concienciarnos de que los resultados pueden ser múltiples. Aferrarnos a una respuesta concreta aumenta nuestra incertidumbre y, de esta forma, nuestro sufrimiento. Por tanto, si al enfrentarnos a una situación abrimos el abanico de todos los resultados posibles, nuestra necesidad de cierre será mejor. A pesar de querer escuchar una respuesta por encima de las demás, estaremos más preparados para afrontar lo que tenga que ser.

  • Aclara tus metas y objetivos. Tómate el tiempo de definir qué es realmente importante para ti y qué es opcional. La claridad proporciona dirección y, además, te permite estar tranquilo con respecto a las cosas que no estás haciendo
  • Crea un mapa. ¿Qué haces cuando vas a un sitio que no conoces para no perderte? Te llevas un mapa. Un sistema de organización personal como GTD te ofrece las mismas funciones que un mapa: Te permite saber dónde estás, hacia dónde te diriges, cómo puedes ir adonde quieres ir, qué diferentes posibilidades hay para llegar a tu destino, y cómo dar un rodeo si surge algún imprevisto en tu ruta. Necesitas un sistema que te permita maniobrar cuando pierdes perspectiva.
  • Ve hacia la incertidumbre. La mejor forma vencer el miedo a lo desconocido es actuar. Da el primer paso y verás que los límites de lo desconocido se van estrechando.
  • Concéntrate en lo que puedes controlar, en el corto plazo. Hay muchas cosas que puedes hacer, así que no te obsesiones con todo lo que podría pasar en el futuro o te quedarás paralizado tontamente.
  • Muéstrate abierto a las sorpresas. Ocurrirán de todas formas, así que mejor estar preparado para lo que sea. Sé positivo, las sorpresas te permitirán aprender y experimentar situaciones que ni siquiera habías imaginado.
  • Acepta los riesgos. Cuando hay incertidumbre, hay riesgos. Tendrás que aprender a minimizarlos y aceptar aquellos que no puedas eliminar.

* Ten fe y Sé valiente. Como decía Mark Twain, el secreto para progresar es empezar.

LA BUENA NOTICIA:

“La incertidumbre es donde suceden las cosas. Es el lugar donde las oportunidades — para el éxito, para la felicidad, para vivir realmente — están esperando.” ~ Martha Nussbaum

VER EL VIDEO EN YOUTUBE