Nadie nos elige jueces

“Siempre seremos capaces de considerar a otros como únicos, irrepetibles y extraordinarios” Coach Yesi Camargo

El que juzga a sus padres, así mismo se enjuician. Yesica Camargo

JUZGAR A LOS PADRES

  • Expresa resentimiento
  • Afecta la relación
  • Pérdida de confianza
  • Afecta la comunicación

…es mejor no juzgar.

El papel de jueces es muy duro y hace que carguemos con muchas emociones negativas. El que critica suele ser el que menos claros tiene sus objetivos de vida, y pudiera estar llenando sus vacíos mentales mediante la crítica.

Quien no se siente relevante en el mundo busca ponerse en el rol de juez para sentirse relevante, pero en realidad esto lo vuelve el menos relevante.

Una de las posturas que más provoca dolor en un ser humano, lo desgasta y eventualmente lo enferma, es el rol de juez de sus padres.

Sí, juzgar o criticar severamente a nuestros padres (papá o mamá) es una de las posturas más dolorosas en la vida de un ser humano. A nuestros padres debemos celebrarles y agradecerles la vida, y todo lo demás que hayan hecho será valor agregado; juzgarlos es una condición muy dura para ellos, pero sobre todo para nosotros.

NO SOMOS JUECES

Nadie te eligió de juez de nadie. Si has tomado esta postura, te recomiendo bajar de ese pedestal tan dañino al que has subido subiste.
Ahora bien, si el juicio es el gran destructor de la motivación, también existe su contraparte, el gran promotor de la motivación: LA ACEPTACIÓN DE QUE TODOS SOMOS ÚNICOS Y EXTRAORDINARIOS.

No siempre tienes que entender a alguien para aceptarlo. En ocasiones buscamos demasiadas explicaciones para entender las acciones o comportamientos de los demás, pero no siempre será necesario.

Entender es algo que busca la mente, aceptar es algo que busca el corazón. El corazón no necesita tantos motivos para aceptar y amar a los demás tal como son. Siempre seremos capaces de considerar a otros como únicos, irrepetibles y extraordinarios, celebrar y festejar las características que los hacen grandes y diferentes.

LOS PADRES Y SUS HIJOS…

El papá o mamá que considera único y extraordinario a cada uno de sus hijos, que no los compara, que los ve como individuos, a la larga los motiva a seguir adelante con mucha fortaleza.

Lo mismo, el maestro o maestra que promueve el cultivo de capacidades en los estudiantes, las cuales los hacen únicos, les ayuda a desarrollarlas y se las festeja cada vez que puede. Está motivándolos y haciéndolos felices.

Por ello, la comparación es buena en algunas contadas ocasiones, pero en muchas otras destruye la motivación en los demás. Comparar a la ligera, lanzarle un juicio a un niño o persona con base en lo que hace otra no es justo y puede provocar dolor.

Espero te haya gustado este artículo. Si fue así puedes encontrar muchos artículos de interés aquí o bien puedes ver nuestros videos presionando el botón de abajo. Visita nuestra página  Facebook o sigue nuestro canal en YouTube

VER EL VIDEO EN YOUTUBE