El liderazgo y las emociones

liderazgo y emociones

Las personas quieren sentirse reconocidas, valoradas en lo que hacen bien y orientadas en lo que no saben hacer”BENSANCHEZ

El liderazgo emocional es aquel que orienta a una organización o equipo gestionando correctamente las emociones y expectativas de los que trabajan en el grupo. 

El líder emocional debe conseguir unos objetivos planificados en el equipo al que dirige.

Sin embargo, frente a liderazgos centrados en conocimientos técnicos o autoridad formal, el líder emocional presta atención adicional a los intereses personales de quienes trabajan con él.

El liderazgo emocional está basado en usar “inteligencia emocional”. Los trabajadores esperan de su empresa “más que un salario”, necesitan liderazgos emocionales.

Alguna gente piensa que un líder emocional debe ser siempre “agradable” con sus subordinados, pero no es cierto. 

El líder emocional puede decir con asertividad a la gente que se han equivocado o que necesitan cambiar.

Lo que diferencia al líder emocional es cómo es capaz de generar las emociones que producen avances en su equipo. 

Uno de los principios de este liderazgo nos muestra que “Las personas quieren sentirse reconocidas, valoradas en lo que hacen bien y orientadas en lo que no saben hacer” El líder emocional es capaz de entender esas necesidades y compatibilizarlas para generar un equipo más efectivo.

PONERLO EN PRACTICA

Goleman describió las cinco características que debe tener un líder que usa correctamente la inteligencia emocional:

  1. Autoconciencia: Ser capaz de reconocer cómo se siente en cada momento y cómo eso puede afectar las cosas que está haciendo o a otros. Evaluar y reconocer con naturalidad sus propias fortalezas y debilidades. Esto le ayuda a regular la expresión de sus emociones en plena conciencia de los efectos que tendrá en su equipo.
  1. Autocontrol: Evitar dejarse llevar por los enfados que surgen de situaciones problemáticas. Intentar mantener la visión más en el largo plazo que en reacciones impulsivas de corto plazo. Esto genera confiabilidad logrando que la gente se sienta seguro bajo su mando o supervisión. 
  1. Motivación. Sentir y mostrar pasión e interés por los planes que se han puesto en marcha. El estar motivado es el primer paso para poder motivar a los demás. El líder ha de conocer y aplicarse la ciencia de la motivación, de usarla de manera práctica no manipuladora.

“El líder motivado motiva sin decir palabras, motiva con su actitud, su energía y su pasión”

  1. Empatía. Ser capaz de identificar y entender la condición, preocupaciones e intereses de las personas del equipo y ofrecer orientación para esas inquietudes. Al contrario lo que muchos piensan, el líder empático no pone en riesgo su autoridad sino mas bien logra que la gente se sienta identificado con él y le brinde un mayor nivel de compromiso.
  1. Habilidades sociales. Saber relacionarse con otras personas del equipo en una forma que ayude al grupo a comunicar con apertura, a compartir objetivos. Esta habilidad le permite desarrollar su carisma, conocer a los miembros a fondo, conocer sus necesidades, sus preferencias, sus capacidades, sus temores y por lo tanto sus factores motivadores.

El manejo de las emociones es un imprescindible para todo líder, esto le permitirá lograr un modelaje positivo que se reproducirá en sus seguidores.

Mañana hablaremos acerca de “Los factores motivadores” Qué te motiva?

VER EL VIDEO EN YOUTUBE