Porqué la gente tiene poder sobre nosotros?

ejerciendo poder

“No permitamos que nadie nos tome como rehenes, controle nuestra voluntad y ejerza su poder en forma coercitiva.

Demos el poder solamente cuando ese poder sea utilizado de manera saludable y genere una sinergia ganar ganar.

El que alguien tenga poder sobre nosotros no necesariamente es malo, salvo en algunas ocasiones. Hoy veremos algunas de las razones e identificaremos cuales de ellas nos hacen daño y necesitamos requieren de nuestra acción inmediata y cuales hasta nos pudieran ser beneficiosas para nosotros.

Ahora les compartiré una lista de algunas de ellas con las que yo personalmente he tenido que tratar.

  1. Tienen algo que necesitamos y en este caso nos hacemos dependientes y por lo tanto nos sujetamos a la voluntad del que posee algo que para nosotros es valioso o indispensable. Ya sea una posición de influencia, relaciones, posesiones o cualquier otra cosa que nosotros pensemos que podemos obtener de ellos, nos ubica en desventaja de tal manera que si la otra persona lo desea ejercerá ese poder sobre nosotros.
  2. Falta de identidad que nos lleva a querer adoptar una identidad de alguien más ya que no hemos desarrollado la propia. Cuando nos convertimos en imitadores quedamos supeditados al estilo o identidad de aquel a quien queremos imitar. La falta de identidad nos nos permite ver nuestro propio valor y nos sujeta a la valoración que los otros deciden darnos.
  3. Tienen algo que deseamos y consideramos que llenará alguna necesidad emocional, fisiológica o de cualquier otro tipo. Personalmente he visto casos de personas que creen estar enamoradas y que permiten ser humillados, menospreciados o simplemente tratados con desdeño, lo permiten sometiéndose a una devaluación de quien por su atractivo físico o de cualquier ora índole se colocan en una posición de poder en la relación.
  4. Algo nos saben y tememos que lo digan. En muchas ocasiones somos rehenes de nuestra propia historia, de nuestros errores y malas decisiones. Tememos que aquellos que las conocen hablen de ellas y nos hagan ver mal ante los demás. Esto, muy posiblemente porque no nos hemos perdonado o no hemos aprendido que todos cometemos errores y que es mejor aceptar y reconocerlos, tomar responsabilidad y aprender de ellos. Cuando hacemos eso somos libres y aquellos que conocen nuestra historia no más ejercerán su poder sobre nosotros.
  5. Nos intimidan y nos sobajamos ante su presencia ya que consideramos que valen más, que son más, o que pueden más que nosotros. Este es usualmente es el resultado de una baja autoestima, una falta de invertir en adquirir recursos emocionales y desarrollo de la personalidad.
  1. Nos inspiran y les concedemos autoridad ya que queremos aprender de ellos, ser como ellos y hacer lo que ellos hacen. Los consideramos mentores, guías o modelos. Es entonces que les otorgamos voluntaria y conscientemente poder sobre nosotros. En este caso no se considera negativo, ya que pros personalidad, ética y sentido de justicia, aunque tengan poder, no lo usarán para nuestro perjuicio.

En fin, no permitamos que nadie nos tome como rehenes, controle nuestra voluntad y ejerza su poder en forma coercitiva. Demos el poder solamente cuando ese poder sea utilizado de manera saludable y genere una sinergia ganar ganar.

Dr. Ben Sánchez

VER EL VIDEO EN YOUTUBE