¿Enamorado o Dependiente?

pedir prestado

"Cuando dependemos de otra persona para saber nuestra valía y aumentar nuestro autoestima es muy probable que estemos en una relación de dependencia" Ben Sánchez

En muchas ocasiones, lo que creemos que es amor, no es más que dependencia emocional, necesidad de validación o de posesión y control.Cuando dependemos de otra persona para saber nuestro valía y aumentar nuestra autoestima es muy probable que estemos en una relación de dependencia.

A continuación les menciono algunos puntos que nos ayudarán a descubrir si nuestra relación no es tan "saludable" como pensábamos...

1-Te sientes extremamente celoso si tu pareja pasa tiempo con alguien más. Esto te despierta temores e inseguridades. Tiendes a mandarle textos o llamarle constantemente o incluso llegas a decirle que estás enfermo(a) para llamar su atención.

2-Tu y tu pareja se han alejado de las amistades que eran importantes para ustedes o uno de ustedes. Por voluntad de uno o del otro se va separando a la pareja de sus amistades para poder ejercer mayor influencia y asegurarse de que no haya quien compita por su tiempo y atención.

3-Estas constantemente preocupado de que tu pareja un día tome sus cosas y se valla. Te comportas y vives para complacer con la atención de asegurar que tu pareja

4-Te comportas de manera posesiva cuando hay otras personas que consciente o inconscientemente vez como posibles rivales. Le tomas la mano, te recuestas sobre el o ella constantemente, le dices mi amor, aún cuando estando solos no tienes ese comportamiento.

5-Crees que todas sus actividades deben de estar ligadas a las tuyas y las tuyas a las de él. Una pareja o un matrimonio está compuesto de dos individuos que siguen siendo independientes y tienen sueños, preferencias individuales.

6-Te vales de la validación de tu pareja más que de la tuya, para saber cuanto vales. Te alimentas constantemente de sus palabras de afirmación y si no te las da tiendes a reclamarlas usando frases como “hace mucho que no me dices que me amas” o “ya no me dices cosas bonitas”

7-Crees que lo podrás transformar en la persona que siempre has deseado. Tu intención es ir ejerciendo presión para que se convierta en la persona que deseas por medio de la crítica o incluso de la motivación. El mal no está en motivarle, sino en motivarle para que sea lo que tú quieres que sea.

8-Deseas tener control sobre tu pareja y si no te lo permite te distancías de él o ella. Utilizas la distancia para castigar que no haga o cumpla tus deseos. De esa manera le haces saber que la próxima vez que desees algo

9-Sientes que si tu pareja se va o le pasa algo no lograrías superar la situación.

10-No le permites crecer. Si se le presenta una oportunidad que tu consideras que lo pondría en gran ventaja o mayor influencia o prestigio, te incomodas y se lo haces saber que no estás de acuerdo, citándole una gran lista de desventajas o razones por las que no debería tomar la oportunidad.

11-Piensas que es tuyo (a). Te comportas posesivo queriendo controlar sus movimientos, que te debe de pedir permiso para hacer cualquier cosa, que debes de estar en todos sus planes o incluso de privarte de algunos gustos o deseos si a ti no te parece.

Esta lista pudiera seguir, algunos comportamientos son muy sutiles y otros declarados. Algunos incitan a la violencia pasiva o incluso agresiva.

Para superar esto, seria necesario elevar nuestra autoestima, nuestra auto imagen y crear una de mayor valor. Saber que somos dos seres independientes que deciden viajar juntos, alcanzar metas juntos, pero como seres interdependientes, no dependientes o co-dependientes. Será indispensable entender que las relaciones de pareja no son relaciones de dominador y dominado, ni de esclavo y amo, sino de dos personas que se invitan a ser libres juntos. 

VER EL VIDEO EN YOUTUBE