El triángulo del amor

el triangúlalo del amor

 "Si los tres componentes están presentes de forma equilibrada en una relación, la relación será más segura" Ben Sánchez

La teoría triangular del amor de Sternberg

Robert Sternberg en 1986 plantea una teoría del amor en función a tres componentes: la intimidad, la pasión y el compromiso. En base a esos elementos Sternberg, crea la teoría triangular del amor y propone la existencia de 7 tipos o formas de amor que vendrían definidos según el peso que tenga cada uno de esos componentes dentro de la relación.

¿De qué se compone el amor?

pasión, intimidad y compromiso

El amor puede ser diferente dentro de cada relación, ya sea por las características personales de los miembros que la componen o por la fase en la que se encuentre la relación amorosa.
Para establecer el tipo de amor en el que nos encontramos Sternberg desarrolló en 1988 la escala triangular del amor, basada en los siguientes elementos:

Pasión: La pasión en una relación relación de pareja se refiere al deseo o necesidad de unión con el otro miembro de la pareja. Según Sternberg es el “componente ardiente” de la relación, refiriéndose con ello al deseo sexual que experimentan en una relación el uno por el otro.

Intimidad: La intimidad se relaciona con aquellos sentimientos y comportamientos que nos llevan al acercamiento con la otra persona.
Intimidad, en una pareja no se refiere sólo al campo sexual, sino más bien a la confianza en la pareja, a la comprensión, aceptación y al apoyo mutuo. Sería el “componente cálido” de la relación amorosa.
El desarrollo de la intimidad en una pareja implica la autorrevelación de ambos miembros, ya que si no nos mostramos como somos realmente la confianza o la aceptación no podrían darse.

Compromiso: El compromiso se refiere a la decisión de mantener una relación con una persona, de permanecer unidos tanto en los buenos como en los malos momentos.
Una relación en la que ambos miembros de la pareja se sienten o están comprometidos implica el tener expectativas de futuro con la pareja.
Estos tres componentes dan lugar al triángulo del amor:

Tipos o formas de amor

Según la teoría del amor de Sternberg, la interacción, la intensidad y el peso que tenga cada componente dentro de una relación, dan lugar a 7 tipos de amor:

Cariño

El cariño puede surgir tanto en una relación de amistad como en una relación de pareja.  Si sólo hay cariño, la presencia de un vínculo establece la cercanía entre dos personas, pero no hay pasión por el otro ni sensación de compromiso.

Encaprichamiento

El encaprichamiento amoroso es el que suele surgir a primera vista. No conocemos realmente a la persona, por lo que no hay intimidad, ni tampoco establecemos un compromiso con ella, no hacemos planes de futuro ni damos imagen de ser una pareja consolidada.
En el encaprichamiento amoroso solo está presente la pasión.

Amor vacío

El amor vacío se mantiene o, a veces, surge únicamente por compromiso.
No hay ni pasión ni intimidad con la pareja.

Amor romántico

En el amor romántico la pasión y la intimidad posibilitan una conexión emocional que facilita que surja y se mantenga el vínculo entre la pareja. Sin embargo, en este tipo de amor el compromiso está ausente.

Amor sociable

En el amor sociable hay intimidad y compromiso, pero no hay pasión, no hay deseo sexual. Podríamos decir que se daría con la familia o los amigos íntimos, así como en las parejas en las que la pasión ha desaparecido.

Amor fatuo

El amor fatuo también se denomina “amor loco” debido a que la presencia de compromiso deriva únicamente de la pasión, sin que haya intimidad.

Amor consumado

El amor consumado sería el ideal del amor: pasión, intimidad y compromiso están presentes. No tiene por qué durar siempre. Uno de los componentes puede desaparecer dando lugar a otro tipo de amor, como el sociable.
En el triángulo del amor podemos ver donde se sitúa cada tipo o forma de amor:

Cuándo no es amor

Sternberg considera que realmente hay amor en una relación si este es amor consumado. Es decir, hay amor real cuando los tres elementos, pasión, intimidad y compromiso, se dan de forma conjunta en una relación.

Según Sternberg, si los tres componentes están presentes de forma equilibrada en una relación, la relación será más segura y perdurará más en el tiempo que en una relación en la que alguno de esos elementos esté ausente.

VER EL VIDEO EN YOUTUBE