¿Cómo logro mi desarrollo personal?

el que hacia arriba siempre ve

“La dirección de tu visión determina tu dirección” Ben Sánchez

“El que decide ver la posibilidad terminará en prosperidad” Ben Sánchez

¿Cómo logro mi desarrollo personal? esta es una pregunta bastante común y es por eso qué te compartimos algunos aspectos indispensables para lograrlo.

Usualmente las  personas suelen desear lograr un mayor desarrollo personal cuando padecen malestar psicológico, dolor emocional, insatisfacción personal o relacional, etc, que les lleva a buscar soluciones e intentar superarse a sí mismas. 

Otros pueden lograr el crecimiento personal por sí mismas, o con la ayuda de algún coach o consejero. Pero, ¿qué pasa con las que atraviesan un momento difícil?, ¿podemos apoyarnos en un psicólogo o coach para lograr el crecimiento personal que deseamos? ¿Debemos hacer algo? ¿Qué debemos hacer?

Los principales aspectos que hemos de trabajar para lograr desarrollar nuestra personalidad junto a tu psicólogo o coach:

Relaciones personales. Como seres sociales que somos necesitamos mantener relaciones personales y que éstas sean lo más sanas y satisfactorias posible. Para esto será necesario tratar con nuestra frustración, temores y estrés.

Habilidades sociales. Muy relacionado con el punto anterior, alguien con unas deficientes habilidades personales, muy difícilmente logrará alcanzar el desarrollo social deseado, puesto que interferirá en su vida social.

Motivación. La falta o los problemas de motivación nos hará estancarnos y entorpecerá nuestro avance. Para solucionar esto será necesario comprender la ciencia de la motivación, encontrar o crear factores motivadores. Definir la motivación por temor y la motivación por visión, también la motivación negativa de la motivación positiva y los efectos de cada una de ellas.

Metas. El coach ayudará a aquellos con dificultades a la hora de definirlas o ir a por ellas, pues el éxito dependerá en gran medida de el qué, el cómo y el cuándo. El establecimiento de metas realistas, medibles o cuantificables. Aprender a premiarnos los logros nos permite entrenar al celebro a la búsqueda de nuevas y mayores metas.

Atención. Debemos controlar y dirigir nuestra atención, tanto para llevar a cabo nuestros  objetivos como para centrarnos en lo que realmente puede aportar aportar algo positivo a nuestra vida. Para esto es importante definir primero qué merece nuestra atención y que es un factor de distracción. En uno de los talleres de Plenitud Total enseñamos el triángulo del enfoque para desarrollar nuestra capacidad de atención. 

Emociones. Saber regular nuestras emociones y gestionarlas de modo adecuado cuando aparecen es básico para la ejecución y el disfrute de aquello cuanto nos propongamos hacer. Estas también nos permiten conservar las relaciones significativas. Las emociones saludables nos permitirán vivir en armonía con nosotros mismos y los demás.

Presencia de trastornos. Los trastornos o desequilibrios mentales, de no ser controlados y tratados pueden llevarnos a fracasar en nuestro intento de vivir una vida plena y feliz. Nos convierten en personas conflictivas y romperán nuestras relaciones incluso con aquellos que apreciamos. De aparecer uno de ellos, será recomendable atenderlo inmediatamente con un profesional e la salud mental.

Afrontamiento. La vida no siempre es un camino de rosas y el modo en que afrontemos los escollos que van surgiendo puede determinar cómo va a transcurrir el resto del trayecto.   El afrontamiento nos permite desarrollar estrategias para la resolución de conflictos internos o externos.

Estrés. En la sociedad actual el estrés está siempre al asecho, pudiendo interferir en todo cuanto hagas. El estrés es solo la expresión de la falta de manejo de prioridades, enfoque, y falta de una actitud de esperanza y de fe.

Autoestima. Aquel que tenga la autoestima “disminuida” verá frenadas sus posibilidades. Saber buscar cuáles son nuestros puntos fuertes y no sólo ver nuestras debilidades. Desarrollar una perspectiva positiva de nuestra vida nos permitirá elevarla y por lo tanto elevar nuestras posibilidades. 

Estos 10 aspectos a tener en cuenta no deben hacernos olvidar que no todas las personas que sientan insatisfacción con su vida tendrán déficits en todos estos puntos, ya que en la práctica cada uno presentará sus necesidades y puede necesitar trabajar en estos y otros aspectos en mayor o menor medida.

En resumen, dado que un coach o psicólogo puede ayudar a la persona a lograr un equilibrio emocional, a focalizar su atención, a mejorar sus relaciones interpersonales y su autoestima, a perseguir sus objetivos, controlar el estrés que en ocasiones es tal que entorpece todo lo que hacemos, etc. Podemos concluir que la el desarrollo personal es útil para aquellas personas que quieran alcanzar todo su potencial.

VER EL VIDEO EN YOUTUBE