Como eliminar el temor al rechazo

rechazo

"Recibir la aprobación social por parte de los demás es para muchos una necesidad" Ben Sánchez

 

Recibir la aprobación social por parte de los demás es para muchos una necesidad. Esto porque a la mayoría de las personas les gusta y necesitan encajar entre los demás.

Por cierto, estudios revelan que tu cuerpo libera las mismas sustancias cuando sufres un rechazo social que cuando te das un golpe.  Explican qué esto se debe a que el circuito analgésico del cuerpo se activa durante el rechazo de la misma manera que lo hace al reaccionar a una agresión física.

Buscar seguridad en otras personas no suele ser la solución ya que nos hace dependientes de ellas. Lo que hemos de intentar lograr es encontrar la seguridad dentro de nosotros mismos, no en los demás. De no ser así, cualquier mirada, palabra o acción de otras personas puede ser deformada e interpretada erróneamente como algo muy próximo al rechazo, cuando a lo mejor no lo es.

1.Cómo debemos lidiar con el miedo al rechazo

Reconoce lo que está pasando. Hacer introspección y reflexionar acerca de tu creencia sobre cómo el posible rechazo puede influir en tu comportamiento y éste en tus acciones. Es importante reconocer que ese miedo al rechazo está ahí, existe. Aunque intentemos negarlo, eso solo dificultará la toma de decisiones para eliminarlo. Usualmente tendemos a decir “no es mi miedo” o “yo no tengo miedo” la negación no nos lleva a la solución.

2.Piensa en cómo te quieres sentir

La persona que se siente rechazada piensa constantemente en ello, en que no quiere sentirse así, en las razones por las que le rechazan. Pero es una visión poco útil, porque sesga la totalidad de la realidad. Solo nos deja ver una pequeña parte de lo que en realidad hay.

No pensemos en que no queremos ser rechazados, de hecho, en que cuanto menos lo hagamos, más relajados y seguros nos mostraremos. La confianza que se logre nos permitirá ver las cosas de otra manera y superar ese miedo al rechazo.

3. Reflexiona en cómo comenzó ese miedo al rechazo

Es posible que durante tu etapa escolar te hayas sentido rechazado, como excluido de todo el grupo. Si es el caso, cierra los ojos y piensa en todo lo que has aprendido desde entonces. Imagínate de niño tranquilo y sin miedo al rechazo. Visualízate como una persona en calma, diciéndole a ese niño que no se preocupe, que todo va a ir bien.

Aunque puede resultar extraño, este sencillo ejercicio tiene un gran impacto en la forma de comprender cómo te sentías de niño y ayuda a aliviar esos momentos. Conocer el origen del miedo puede ser el primer paso para eliminarlo.

4. Ante todo, imaginación constructiva.

Cierra los ojos y usa tu imaginación para sentir y visualizar tu comportamiento ante situaciones en las que normalmente te sentirías inseguro.

5. No supongas nada

Al contrario, puede ayudarte a actuar conforme eres. Por tanto, no estés tan seguro de lo que va a pasar, ni de lo que sabes. Así podrás relajarte y tener en cuenta la posibilidad de que puede haber malos o buenos resultados. No siempre se debe de suponer que va a haber rechazo.

VER EL VIDEO EN YOUTUBE