Cosas a hacer para cambiar de vida

“Quien quiere cambiar de vida necesita cambiar de hábitos” Dr. Ben Sánchez

El cambio…

  • Es necesario
  • Siempre ayuda
  • Nos reta
  • Ofrece oportunidades
  • Nos da nueva vida

¿Llevas tiempo queriendo cambiar de vida pero nunca te atreves a dar el paso? Hoy intentaré ayudarte a despejar dudas a esta respecto.

Últimamente nos llegan bastantes solicitudes para coaching acerca de personas deseando cambiar de vida, descubrir su propósito de vida, mejorar su situación relaciónale o laboral… Sin embargo cuando inician su proceso de mejora personal o les propongo ejercicios, suelen abandonar al poco tiempo, bien sea por falta de tiempo, por estar pendientes de otros asuntos más importantes o porque sencillamente les falla la motivación.

Hoy deseo compartirles 5 lecciones personales que aprendí durante mi proceso personal de cambio radical, para así ayudar a las personas que desean cambiar de vida a que se aclaren y se atrevan a dar el paso o para que valoren si aun no ha llegado el momento para hacerlo.

Mi cambio ha sido radical y sé que muchos lo conocen. Abandonar la violencia y abrazar la paz, abandonar la pretensión y darle la bienvenida a la humildad. Abandonar el trabajo que no quería y lograr hacer lo que siempre soñaba.

Gracias a esta experiencia vital que he atravesado, quiero compartir en este artículo 5 claves que hicieron posible este cambio.

#1 Ningún cambio importante en tu vida sucede de la noche a la mañana.

Los cambios profundos se van fraguando poco a poco, sin que al principio seas consciente de ellos. A veces llevan años preparándose en tu interior, empiezas a notar que algo no anda bien, comienzas a sentirte mal por tu situación, lees numerosos libros de autoayuda, desarrollo personal y motivación, es posible que incluso te apuntes a un curso, taller o un proceso de coaching. Y sigues preguntándote: ¿por qué no cambio, por qué no me atrevo?

Recuerdo haberme preguntado “qué hago con mi vida”, y eso me hacía sentir insatisfecho. No terminaba de encontrar ese algo al que dedicar los próximos años de mi vida. 

Ten paciencia. No busques que la inspiración o la decisión te llegará de golpe, ni siquiera tras iniciar un proceso de transformación consciente. Cambiar de vida, dejar un trabajo que te da estabilidad y dinero a fin de mes, irte a otro país a probar fortuna, etc. no es algo que puedas hacer sin más. Tu mente y tu cuerpo necesitan bastante tiempo para crear esos nuevos circuitos neuronales que te permitirán salir de tu zona de confort.

#2 Es normal tener miedo cuando decides cambiar de vida. El valiente no es quien no tiene miedo, sino el que se atreve a pesar de tenerlo.

No esperes a estar 100% seguro.

Si crees que para cuando decidas tomar la decisión de cambio, debes estar seguro al 100%, me temo que estás equivocado. Algo tan grande como un cambio de vida a nivel profesional supone lanzarte un poco al vacío. Nadie puede garantizarte que te saldrá bien, ni siquiera tras formarte a través de lecturas y cursos. Creer que llegará el momento perfecto para que el cambio sea posible es bastante utópico. El miedo siempre te va a intentar reconducir a tu zona de confort y decirte que aun no estás totalmente preparado. Pero es así como funciona nuestro cerebro: es más fácil moverte por rutas preestablecidas que crear las nuevas.

Es probable que sientas miedo cuando decidas dar el salto. Si lo aceptas como algo natural en tu camino, si aprendes a ver al miedo como un aliado, ya que lo único que busca es que no te equivoques y desea protegerte, te sentirás mejor. Dialoga con tu miedo, pregúntale qué quiere de ti: ¿seguridad económica?, ¿un plan de acción concreto para aprovechar el tiempo al máximo? Calcula cuánto tiempo puedes estar sin ingresar dinero en tu cuenta bancaria. Haz cálculos y planifica los próximos 12 meses de tu vida.

#3 Aceptar la incertidumbre como parte del cambio. Nadie puede garantizarte resultados.

Vivimos en un mundo cambiante. Si decides cambiar de profesión, el miedo puede impedirte que des el salto, pero cuando lo hayas dado, tendrás que acostumbrarte a vivir con la incertidumbre, con las dudas de si vas por buen camino, si no te habrás equivocado. Especialmente cuando veas que los resultados tardan en llegar.

Aceptar la incertidumbre como filosofía de vida. Si aceptas que la vida es cambio y nada está garantizado, puedes vivir más relajado.

#4 El fracaso es una gran oportunidad de crecimiento. Conviértelo en tu motor de cambio.

El fracaso nos pone a prueba, nos muestra que debemos ser capaces de adaptarnos al cambio y saber redirigir nuestros pasos. Muchas veces el miedo que sentimos antes de cambiar de vida se debe a nuestro miedo al fracaso. Sin embargo, cuanto más fracases, más lecciones habrás aprendido en el camino.

El fracaso forma parte del proceso del éxito. Quien evita el fracaso, evita el éxito.

Recuerda que si fracasas, tienes una gran oportunidad de aprender de tus fallos. Es mucho más enriquecedor equivocarte y sacar tus propias conclusiones, que seguir a rajatabla lo que dicen los gurús de tu área de especialización, simplemente replicando los casos de éxito. Está claro que ayudan, pero es una experiencia vital aprender de tus propios errores. De hecho los mismos gurús utilizan de ejemplo sus primeros fallos y lo que aprendieron de ello.

#5 El cambio de vida no siempre supondrá felicidad, plenitud y motivación constante. No temas pedir ayuda o incluso reconsiderar tu decisión.

Está claro que puedes equivocarte. O puede que descubras que la nueva vida o profesión exige muchísimo más de ti que lo que tenías antes. Puede que sientas ganas de tirar la toalla. Es totalmente normal. Una nueva vida supone más esfuerzo de lo habitual, sobre todo al principio. Y si además decides ser tu propio jefe, tendrás que poner lo máximo de ti para crecer y conseguir resultados. Y no siempre lo vas a conseguir o al menos no a la primera.

La verdad es que si queremos vivir plenos, hemos de abandonar la ruta equivocada y dirigirnos hacia nuestro destino.

VER EL VIDEO EN YOUTUBE