¿Cómo lograr que lo que me sucede no me perjudique? 

Lo que sucede no nos perjudica, solo la manera en que respondemos a ello.  

Puede sonar contradictorio: “¡por supuesto que los eventos externos pueden dañarnos!”, Podríamos protestar: ¡Puedo ser atropellado por un autobús o mi compañero puede dejarme!” Pero la verdad es que la historia no termina con la ocurrencia externa, a pesar de que muchas personas piensan que sí. Percibimos y hablamos acerca de estos eventos como si fueran el momento decisivo, y luego pasamos por alto todo lo que estaba disponible para nosotros. Estos eventos solo tienen el poder que elegimos darles. Solo nos destruyen porque creemos que son destructivos y les permiten manejar nuestras vidas.

 

Eleanor Roosevelt dijo:

“Nadie puede hacerte sentir inferior sin tu consentimiento”

Lo mismo es cierto con cualquier cosa externa, no solo con otras personas.

Si nuestro juicio sobre cualquier evento es que es horrible, entonces nos permitimos vivir en la creencia de que estamos mucho peor si ocurren. Si despojamos a los eventos externos de su poder y recuperamos nuestro poder interno para decidir, medir y asignar valor, mantenemos el control de nuestras vidas y de nuestra felicidad.

Debido a que nuestros juicios internos son independientes de los eventos externos, la ocurrencia de un evento malo no necesariamente tiene que resultar en tristeza.

Si perdemos algo querido para nosotros y nos hundimos, el problema no es la pérdida, sino nuestra perspectiva acerca de la pérdida.

 

La vida se puede perder, de hecho, las pérdidas sucederán, son parte de la vida. Aunque la pérdida se ve diferente de persona a persona, ir por la vida permitiendo que cualquier pérdida nos intimide o empuje emocionalmente en cualquier dirección que elija es entregar nuestro control y bienestar.

También es cierto que asignamos demasiado poder a las emociones, y no lo suficiente como para razonar y equilibrar; para reclamar el control en lugar de permitirnos ser sacudidos por lo que sentimos.

 

El político y abogado romano Cicerón dijo:

“Cuando las desgracias aparecen en el horizonte, exageramos una vez más, debido al dolor que nos causan. Estos sentimientos nos obligan a echarle la culpa a las circunstancias cuando lo que deberíamos culpar es una deficiencia en nuestro propio carácter “

 

Obviamente, la mayoría de nosotros no somos inmunes a los eventos externos.

La mayoría de nosotros sentiremos emociones negativas (enojo, tristeza, desamor, etc.) sobre las cosas negativas que están sucediendo.

Hemos de reconocer que hay un núcleo interno que es libre, sin importar las circunstancias. Que nuestra forma de pensar no está a merced de los eventos externos, sino que algo que está bajo nuestro propio control puede ofrecernos una perspectiva más saludable y feliz y ayudarnos a mantener el bienestar emocional cuando las cosas van mal.

Todos nosotros experimentaremos retrocesos y pérdidas. Pero es solo nuestra evaluación de la pérdida y la cantidad de poder que elegimos darle, especialmente a través de la emoción. Y nuestro bienestar, por el contrario, también está completamente bajo nuestro propio control. Así que la próxima vez que tengas una pérdida de cualquier tipo, intenta practicar tener control sobre tus emociones y no permitir que la pérdida te controle. Así lograrás una mayor plenitud a pesar de las circunstancias.

 

Te recomiendo leer al artículo Cómo dejar de preocuparnosSobreviviendo a las Dificultades

 

 

Related Post

¿Cómo lograr que lo que me sucede no me perjudique? 

Lo que sucede no nos perjudica, solo la manera en que respondemos a ello.  

Puede sonar contradictorio: "¡por supuesto que los eventos externos pueden dañarnos!", Podríamos protestar: "¡Puedo ser atropellado por un autobús o mi compañero puede dejarme!" Pero la verdad es que la historia no termina con la ocurrencia externa, a pesar de que muchas personas piensan que sí. Percibimos y hablamos acerca de estos eventos como si fueran el momento decisivo, y luego pasamos por alto todo lo que estaba disponible para nosotros. Estos eventos solo tienen el poder que elegimos darles. Solo nos destruyen porque creemos que son destructivos y les permiten manejar nuestras vidas.  
Eleanor Roosevelt dijo: "Nadie puede hacerte sentir inferior sin tu consentimiento"

Lo mismo es cierto con cualquier cosa externa, no solo con otras personas.

Si nuestro juicio sobre cualquier evento es que es horrible, entonces nos permitimos vivir en la creencia de que estamos mucho peor si ocurren. Si despojamos a los eventos externos de su poder y recuperamos nuestro poder interno para decidir, medir y asignar valor, mantenemos el control de nuestras vidas y de nuestra felicidad. Debido a que nuestros juicios internos son independientes de los eventos externos, la ocurrencia de un evento malo no necesariamente tiene que resultar en tristeza. Si perdemos algo querido para nosotros y nos hundimos, el problema no es la pérdida, sino nuestra perspectiva acerca de la pérdida.   La vida se puede perder, de hecho, las pérdidas sucederán, son parte de la vida. Aunque la pérdida se ve diferente de persona a persona, ir por la vida permitiendo que cualquier pérdida nos intimide o empuje emocionalmente en cualquier dirección que elija es entregar nuestro control y bienestar. También es cierto que asignamos demasiado poder a las emociones, y no lo suficiente como para razonar y equilibrar; para reclamar el control en lugar de permitirnos ser sacudidos por lo que sentimos.  
El político y abogado romano Cicerón dijo: "Cuando las desgracias aparecen en el horizonte, exageramos una vez más, debido al dolor que nos causan. Estos sentimientos nos obligan a echarle la culpa a las circunstancias cuando lo que deberíamos culpar es una deficiencia en nuestro propio carácter "  

Obviamente, la mayoría de nosotros no somos inmunes a los eventos externos.

La mayoría de nosotros sentiremos emociones negativas (enojo, tristeza, desamor, etc.) sobre las cosas negativas que están sucediendo. Hemos de reconocer que hay un núcleo interno que es libre, sin importar las circunstancias. Que nuestra forma de pensar no está a merced de los eventos externos, sino que algo que está bajo nuestro propio control puede ofrecernos una perspectiva más saludable y feliz y ayudarnos a mantener el bienestar emocional cuando las cosas van mal. Todos nosotros experimentaremos retrocesos y pérdidas. Pero es solo nuestra evaluación de la pérdida y la cantidad de poder que elegimos darle, especialmente a través de la emoción. Y nuestro bienestar, por el contrario, también está completamente bajo nuestro propio control. Así que la próxima vez que tengas una pérdida de cualquier tipo, intenta practicar tener control sobre tus emociones y no permitir que la pérdida te controle. Así lograrás una mayor plenitud a pesar de las circunstancias.   Te recomiendo leer al artículo Cómo dejar de preocuparnosSobreviviendo a las Dificultades